alberti

| entrada | Llibre del Tigre | sèrieAlfa | varia | Berliner Mauer |

 

 

[Chantal Maillard]

 

 

¿Y dónde está escondido tu tesoro, Hainuwele?

Puedo decir que en tus ojos descansan

La tierra prometida

Pero he aquí

 

¿Y dónde está escondido tu tesoro, Hainuwele?

«¿Y dónde está escondido tu tesoro, Hainuwele?»,
me pregunta, burlona,
la más anciana del poblado.
Se refiere, lo sé, a lo que siempre buscan
los hombres cuando vuelven del combate.
Mi tesoro, contesto, es suave como el musgo, dulce
como leche de almendras,
tiene el frescor de los helechos
y sangra sin dolor hasta teñir de púrpura el crepúsculo
o para alimentar los cachorros de un tigre.

Mi tesoro no está escondido:
resplandece en el bosque como el oro,
mas sólo un hombre ciego
pudo hallar el camino que a él conduce.


[Mujeres de carne y verso. Antología poética femenina  en lengua española del siglo XX. Edición de Manuel Francisco Reina. La esfera literaria. 2002]

 

Δ

 

Puedo decir que en tus ojos descansan

las lechuzas,

que acaricias el sol con tus rodillas

cuando desciende cárdeno sobre tu vientre,

que un tigre juguetea en tu regazo,

que tus ojos florecen como la madreselva,

puedo decir que el bosque se calla cuando duermes y lo cubre

la sombra de tus párpados.

Pero no diré nada.

No conozco tu cuerpo si es que tienes alguno.

Las lechuzas, el sol, las colinas, los tigres

son lechuzas y sol y colinas y tigres, y las flores son flores

y el bosque es sólo bosque.

Si me invento tu cuerpo cada día

es para verte un poco más distante,

pues sentirte tan cerca y tan presente sin morir

es difícil.

 

Arden las plantas de mis pies.

Soy un animal enloquecido

que salta sobre el fuego.

 

[Hainuwele y otros poemas]

 

Δ

 

“...apenas sea posible nunca tal vez aún

apenas sea posible nunca tal vez aún apenas

sea posible nunca tal vez aún apenas sea

posible nunca tigre tal vez aún apenas sea

posible nunca tal vez aún apenas sea posible

nunca tal vez aún apenas sea posible nunca...”

 

[Fragment del poema La tierra prometida. Milrazones, 2009]

 

 

Δ

 

 

Pero he aquí que diez

millones de tigres

elefantes

y ballenas

de aves

y de lobos de

reptiles

diez millones

por diez

millones de panteras

de seres voladores

animales que duermen

con los ojos abiertos

insectos, musarañas

y grandes paquidermos

diez millones por diez

millones de hormigas,

de abejas y de búfalos,

diez millones de seres

unidos por un fin

en la tregua del hambre

barrieron los humanos

como si fuese arena

y empujándoles hasta

los confines del mundo

devolvieron

al caos

lo que le pertenece.

 

(Sobrevivió una anciana.

Viste la piel de un perro vagabundo.

Sin luces, balbucea.

No tiene descendencia.)

La herida en la llengua, Tusquets, 2015

 

| entrada | Llibre del Tigre | sèrieAlfa | varia | Berliner Mauer |